CONOZCA LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS EN SEGURIDAD VIAL Y ESPECIALISTAS EN LESIONES POR ACCIDENTE EN MOTO SOBRE LOS AIRBAGS.

 

 

Expertos en seguridad vial y especialistas en lesiones por accidente en moto advierten de la importancia de incorporar las prendas con airbag al equipamiento habitual del motociclista para evitar lesiones graves o mortales. Especialmente efectivos en traumatismos de espalda, columna vertebral y tórax, estos chalecos son cada vez más sofisticados, asequibles y cómodos.

 

“Fue como chocar contra una pared. En un cambio de rasante, iba a 50 o 60 km/h; sin tiempo para reaccionar, me encontré con un enorme ciervo de frente. Cuando desperté estaba en el suelo... Había salido disparado hasta caer a plomo en el talud de la carretera. Confuso, me incorporé como pude y llamé para que vinieran a buscarme. Mientras el airbag se deshinchaba notaba como mi cuerpo flojeaba. Solo tuve contusiones y fisuras en hombros y piernas. En el suelo quedó la marca de mi impacto, no sé qué hubiese pasado de no llevarlo…”. Hace algo más de tres años, Sergio experimentó en primera persona lo que un chaleco con airbag puede hacer por un motociclista. Hoy son aún pocos los usuarios de ‘dos ruedas’ que pueden narrar una historia con ‘final feliz’ como la suya, y demasiados sufren a diario lesiones graves o no pueden contarlo.

 

Al cierre del tercer trimestre de 2019, el sector de las ‘dos ruedas’ en España celebraba el aumento en las ventas (11,3%). Por desgracia, la siniestralidad de este colectivo también crece: 421 fallecidos en España en 2018 (motos y ciclomotores, en todo tipo de vías) frente a 408 de 2017, además de miles de heridos graves (3.402 en 2017). Y un dato clave para valorar la magnitud del problema: su riesgo de morir por kilómetro recorrido es 17 veces mayor al del conductor de un turismo.

 

PLAN DE SEGURIDAD

 

La dirección general de tráfico elaboró recientemente un plan de medidas especiales para la seguridad vial de las motocicletas 2019-2020 para reducir la siniestralidad de los motociclistas. Una de ellas alude a la importancia de complementar el uso del casco obligatorio con otro equipamiento capaz de proteger zonas criticas para el motociclista, teniendo en cuenta sus lesiones más frecuentes (en extremidades) y graves (cerebrales, tórax y columna). Es donde más pueden ayudar las prendas con airbag, cuyo elevado poder de protección no se corresponde con su poco extendido uso. Aunque esto está cambiando.

 

APENAS 50.000

 

“Si hay un parque de más de 3 millones de motos en España, no creo que lleguen a 50.000 las personas que disponen de este tipo de prendas. Pero desde hace 3 años la subida de las ventas es exponencial, cada año se venden más del doble que el anterior, y la tendencia será más acusada” afirma Eduardo Barrero, gerente de ARP, importador oficial para España de HELITE una de las marcas de chalecos con airbag para motociclistas. Sus modelos -y de marcas como AIROBAG, Hit air, Allshot o Bering- son de activación mecánica, uno de los dos grandes grupos de estos dispositivos. Su funcionamiento es simple: el chaleco dispone de unas bolsas de aire y un cartucho de CO2, se ata a un elemento fijo de la motocicleta mediante un cable. Cuando se sufre un accidente y el cable llega a una determinada tensión, el sistema se activa, suelta al piloto e infla, en fracciones de segundo, unos airbags diseñados para estabilizar el cuello, columna vertebral y torso, reduciendo la fuerza del impacto en zonas vitales.

 

El otro grupo de prendas son las que se activan electrónicamente. A diferencia del anterior grupo no van atados al vehículo, y se activan, mediante un sistema de sensores, una centralita electrónica capaz de analizar millones de situaciones en marcha y predecir un accidente en milésimas de segundos antes de que suceda “Tras 25 años trabajando, hemos recogido mucha información que hemos aplicado a nuestra tecnología. Hemos mejorado el algoritmo de activación del airbag miles de veces hasta el punto de que predice no solo derrapes, caídas o colisiones con objetos o vehículos, sino que se adelanta a un impacto en parado, en un semáforo o en un cruce”, explica Massimiliano Mirabella, director de Marketing de Dainese.

 

PROBADO EN MOTOGP.

 

Como otros fabricantes de chalecos con airbag de activación electrónica (Alpinestars), Dainese a madurado sus tecnologías y sus productos en el Campeonato del Mundo de Motociclismo. Desde hace diez años los Rossi, Pedrosa y Márquez han experimentado la Evolución de esta tecnología, hasta llegar al muy alto nivel de protección y comodidad actual. Y desde 2018 son obligatorios en las tres categorías del mundial (Moto3, Moto2 y MotoGP). Esta temporada, por ejemplo, su eficacia quedó probada en caídas, como la terrorífica de Marc Márquez en el GP de Tailandia. EL campeón acabó con contusiones leves tras impactar su cuerpo violentamente contra el suelo.

 

UN AIRBAG PARA MOTOCICLISTAS

 

“Las funciones de protección esenciales de estos airbags son dos: disminuir la intensidad del impacto de alta energía y reducir o disminuir la gravedad de las lesiones de la columna. La primera supone una disminución considerable del riesgo de fracturas vertebrales. El número de lesiones medulares por fracturas vertebrales ha disminuido de forma clara en los últimos años del mundial. Y aunque se sigan viendo son menos graves y sin lesión neurológica” explica el doctor Enric Cáceres, miembro del Medical Team del Campeonato del Mundo de Motociclismo y catedrático de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Universidad Autónoma de Barcelona.

 

 

NO HAY DUDAS

 

Y no dudas de la conveniencia de usar prendas con airbag fuera de los circuitos; “Es evidente que suponen una protección importante en los accidentes, en especial los de alta energía (a más velocidad), aunque también en accidentes urbanos a menos velocidad. Hemos atendido accidentes de tráfico a alta energía de motociclistas en que sin duda hubiesen tenido lesiones más severas si no hubiesen tenido lesiones más severas si no hubiesen utilizado el airbag protector”.

 

Es el caso de Carlos dueño de la tienda de motos en A Coruña, que vende equipamiento para motociclistas, como chalecos con airbag. “En septiembre iba camino a Santiago a una concentración motera. En una curva pillé una balsa de gravilla y ‘se me fue’ la moto. Salí disparado, saltó el airbag y partí el frontal con mi cuerpo. Como percibí que podía caer de cabeza, matí el hombro y caí de espalda. Sin airbag podía haberme roto el cuello. Por solo fue un susto”.

 

“Es difícil afirmar categóricamente que el airbag haya evitado un desenlace trágico, pero es ineludible que ayuda a evitar o minimizar las lesiones, en circuito o en la calle. Sobre todo cuando el motociclista impacta con una superficie dura (vehículos, guardarraíles…)”, explica el doctor Xavier Mir, miembro del Medical Team del Campeonato del Mundo de Motociclismo y jefe de la Unidad de Cirugía de Mano y Microcirugía del Departamento de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario Dexeus (Barcelona). Considerado uno de los mejores traumatólogos de España, Mir destaca la efectividad del airbag también el “lesiones de hombro (luxaciones, fracturas de clavícula…) y del plexo branquial, las más graves”.

 

ESTUDIOS

 

Más allá de las pruebas de impacto que realizan los fabricantes de prendas con airbag y el día a día de quienes tratan lesiones, hay pocos estudios independientes que avalen su efectividad. Una razón es la dificultad para realizar las pruebas “No hay un chaleco efectivo al 100% porque en moto hay muchos tipos de caídas, a velocidades muy diferentes y no podemos afirmar que no te va a pasar nada por llevar un chaleco con airbag. La gravedad de la caída, atropello o choque depende de la velocidad y/o de los elementos con los que impacte. En principio, si se impacta con un vehículo o mobiliario urbano la lesión es más grave que si no hay impacto, pero ni eso es 100% seguro”, admite Ignacio Lijarcio, director de proyectos de FESVIAL.

 

Un equipo de investigadores franceses, expertos en física del accidente presentó en septiembre un informe en la convención IRCOBI 2019 (biomecánica de las lesiones) evaluando la efectividad de las prendas con airbags para motociclistas. Este recoge datos de accidentes reales de motociclistas equipados con airbag en Francia y de crash-test de motos con PMHS (cadáveres) equipados con dispositivos de accionamiento mecánico. La conclusión es que, en impactos a 30-40 km/h, el airbag es efectivo y protege zonas criticas como el tórax y evita lesiones de gravedad en impactos con vehículos u objetos. A partir de esa velocidad -como muestran los casos reales- la protección depende más del tipo de accidente y otros factores externos.

 

El SRA francés, otro organismo independiente que prueba y publica pruebas de impacto con estas prendas, asigna, al estilo EuroNCAP, de una a cinco estrellas a cada chaleco con airbag que prueba, destacando su tipo de accionamiento y fecha de la prueba. (Información en www.sra.asso.fr).

 

La mayoría de los agentes del sector de las “dos ruedas” son favorables a extender rápidamente el uso de estas prendas, y piden un esfuerzo de concienciación. Para ANESDOR, patronal de la moto, “sería muy positivo que se popularizaran que los motociclistas conocieran sus ventajas, y que bajaran de precio, ya que actualmente no todos los motociclistas se lo pueden permitir”

 

Una labor de sensibilización que ya realiza la Asociación Mutua Motera. Cómo explica su presidente, Juan Manuel Reyes “vamos con la Escuela Nacional de Conducción de Motocicletas por toda España. Cada vez que hacemos una demostración del airbag, la gente se sorprende de su nivel de protección. Lo primero que preguntan es cuánto vale. Siempre respondemos lo mismo: ‘menos que un día de hospital’. Es una forma de hablar, pero la perdida a todos los niveles de una lesión grave vale mucho mas que un chaleco”.  

 

¿PRECIO VALOR?

 

El precio de los chalecos y chaquetas con airbag oscila entre 400 y 2.000 €, en función del tipo de accionamiento (mecánico o electrónico), nivel de protección, fabricante, etc. ¿Es un importe alto? “Hay que insistir en su valor, frente a su precio. El precio de una vida es lo más importante”, afirma Ignacio Lijarcio (Fesvial).

 

Juan Manuel Reyes (Asociación Mutua Motera) se expresa en términos similares: “La tecnología de airbag para motoristas es el mejor invento de seguridad pasiva desde el casco. Lo primero a proteger es la cabeza, y lo segundo, cuello, columna y tronco. Todo eso lo protege un airbag adecuadamente desarrollado. Por eso hay que darlo a conocer y concienciar de que hablar de 500 o 600 € puede ser mucho menos de lo que parece”.

 

SIN NOTICIAS DEL SEGURO... DE MOMENTO

 

Aunque la experiencia de estos últimos años apunta a que los chalecos con airbag son dispositivos que evitan y minimizan lesiones e incluso salvan vidas, las compañías de seguros, de momento, no parecen haber recogido el guante de incorporarlo de alguna forma a sus pólizas para motocicletas.

 

Juan Manuel Reyes, presidente de Asociación Mutua Motera, cree que “ya que tenemos un equipamiento que sabemos que puede reducir las consecuencias de la siniestralidad y por tanto el coste asociado a los siniestros, se debería incentivar su uso reduciendo la prima del que lo lleve, algo que además podría funcionar a nivel de marketing”.

 

Por su parte, la patronal del seguro, Unespa, “no está familiarizada con los detalles de la oferta comercial de pólizas de moto que ofrecen las compañías de seguros”, aunque no descartan que este tipo de protección entre en las pólizas en el futuro: “Si la experiencia demuestra que, efectivamente, los chalecos con airbag para motoristas reducen el número de lesionados y la gravedad de las lesiones, las aseguradoras percibirán esa mejora en sus ratios de siniestralidad y la trasladarán a sus ofertas comerciales, como ocurre en un mercado tan competitivo como es el del seguro del automóvil”.

 

UNA HOMOLOGACIÓN ESPECÍFICA

 

Redactada en 2013 y aprobada por la Comisión Europea en junio de 2018, la Norma Europea EN 1621-4:2013 es la primera reglamentación específica para homologar los protectores inflables para motociclistas, aunque de momento solo cubre a aquellos que se activan mecánicamente.

 

Esta norma, pendiente de aprobación por los diferentes países, detalla el nivel mínimo de protección, el tiempo mínimo de actuación de la bolsa inflada o la cobertura mínima que deben aportar los protectores para motociclistas que llevan los conductores, entre otras características.

 

Además, EN 1621-4:2013 contiene los requisitos de rendimiento del sistema durante un accidente y los detalles de los métodos de ensayo, requisitos para el tallado, ergonomía, inocuidad, etiquetado y suministro de la información.