• Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • White YouTube Icon

AIROBAG COLOMBIA

Av. Carrera 45 [Autopista Norte] No. 114 - 78 oF. 501

[+57 1] 805 9739 - [+57] 318 291 4640
Bogotá, Colombia


© 2020 by AIROBAG

Centro1.png

LA MOVILIDAD LIMPIA NO ES POR SI SOLA SOSTENIBLE.

Si cambiáramos todos los vehículos de nuestro país por vehículos eléctricos tendríamos una movilidad mas limpia, sin embargo, con cuarenta y tres mil victimas de siniestros viales cada año, no tendremos una movilidad sostenible. Existe una gran confusión entre los conceptos de movilidad limpia y sostenible, esto se debe a que el populismo ambientalista ignora sistemáticamente los pilares de la sostenibilidad y los factores que esta involucra. 

 

 

Según el informe de Bruntland de 1987 la sostenibilidad consiste en satisfacer las necesidades de la actual generación sin sacrificar la capacidad de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades, lo anterior con el fin de ofrecer soluciones a los problemas derivados de la industrialización y el crecimiento poblacional.  La sostenibilidad se fundamenta en tres pilares esenciales como lo son el desarrollo social, el crecimiento económico y la protección medioambiental, donde debe existir un adecuado balance de dichos factores para que un sistema se pueda considerar sostenible.  Si extrapolamos este concepto al sector de la movilidad, tenemos que, si bien existe la necesidad de disminuir el nivel de emisiones de los vehículos, existen otras necesidades sociales mucho mas apremiantes como disminuir la alta morbi-mortalidad por accidentes de tránsito, y disminuir la perdida de calidad de vida y productividad por las altas congestiones vehiculares.

 

Para poder hablar de movilidad sostenible en Colombia, debemos primero analizar la estructura de nuestro sistema movilidad e identificar los tipos de actores y sus particularidades. Según cifras del RUNT el parque automotor registrado a diciembre de 2019 era de 15.377.965 vehículos, de los cuales el 57% son motocicletas, el 42% son vehículos dentro de los que están incluidos buses y camiones y tan solo un 1% son maquinaria, remolques y semirremolques. De entrada, encontramos que la moto es el eje de la movilidad en Colombia siendo el vehículo preferido por los ciudadanos inclusive en ciudades como Medellín que posee el mayor sistema integrado de transporte del país, donde convergen metro, metroplus, metrocable, tranvías, alimentadores y taxis, desvirtuando el falso paradigma de que la motorización es una respuesta social a la falta de transporte público. 

 

Entendemos por movilidad el conjunto de desplazamientos tanto de personas como mercancías, y los cuales se pueden realizar por motivos diversos, siendo el origen laboral el principal generador de viajes en la movilidad urbana.    Para dimensionar este concepto en la realidad nacional, según estudios de la ANDI tan solo en motocicleta diariamente se realizan en Colombia 50 millones de viajes, es decir estamos ante un problema de gran complejidad que crece sostenidamente ante el continuo crecimiento poblacional que no se soluciona únicamente disminuyendo las emisiones de los vehículos.  Las pérdidas de tiempo por las complejidades des tránsito generan también grandes perdidas en la productividad económica de las personas, las ciudades y las naciones, entorpeciendo el desarrollo económico y la generación de riqueza.

 

La movilidad sostenible es pues, uno de los grandes desafíos que enfrenta la humanidad, en el que convergen muchas ramas de la ciencia, y donde existen innumerables retos siendo sin lugar a dudas el mas importante la reducción de los altos índices de accidentes de tránsito que generan 1,3 millones de muertos anualmente en el mundo.   Lamentablemente el termino “sostenible” ha sido secuestrado por políticos populistas que manipulan amañados conceptos ambientales para imponer regímenes totalitarios que condenan a sus pueblos a la violencia, la desesperanza y la miseria como lo vimos con los discursos ambientalistas de Chávez en Venezuela, y muchos otros políticos populistas, que usan un discurso ambientalista de conveniencia en su agenda pero nunca han generado ningún resultado positivo para el medio ambiente y mucho menos para la sostenibilidad.

 

Las tendencias tecnológicas nos demuestran que en los años venideros nos veremos sorprendidos por el creciente número de innovaciones orientadas a satisfacer las necesidades del sistema de tránsito, tales como motocicletas eléctricas que ofrezcan a sus ocupantes la misma seguridad de los coches, vehículos aéreos de uso urbano, drones para entrega de paquetería, entre otros.

 

La movilidad sostenible debe dejar de ser un simple termino de moda o una bandera populista y convertirse en un compromiso global que nos permita a los seres humanos desplazarnos de un lugar a otro sin perder la vida, ni destruir el medio ambiente y permitiendo la generación de desarrollo económico.